Ahora que tengo tu atención (gracias al título y a mis innegables capacidades de maketing) quisiera exponer una serie de puntos que he visto en más de un blog en los últimos cuatro años como blogger y que, sinceramente, me rompen los huevos. No están en un orden particular, te odio lo mismo sin importar cuál de todas estas características cumple tu blog.



#1: Tu blog tiene música que se reproduce automáticamente.

La cosa es así: yo vengo recoriendo tranquilo blogs y, oh sorpresa, veo que las páginas se cargan más lento y las imágenes demoran, y de repente escucho una canción que no se de donde viene. Analizo si esa música proviene de mi mente y finalmente enloquecí, y en caso negativo me pongo a buscar entre las pestañas a ver de dónde proviene. Cinco minutos después logro pausarla, porque encima me escondes el reproductor, y recién ahí puedo seguir tranquilo con mi vida. Pero el gusto amargo ya me queda para el resto del día.
Yo no entro a blogs para escuchar música, entro para leer, y si quieres que te lea escuchando Enya, recomendamelo, no me lo impongas, no a todos nos gusta la misma música que a vos. Si se me antoja leerte escuchando Green Day, lo hago, carajo.
Además es muy probable que yo tenga abierto un programita mágico llamado "Reproductor de Windows Media" y ya esté escuchando algo, por lo que tu música solo agrega confusión al ruido que ya vengo escuchando.


#2: Tu blog tiene 50 fotos en la sidebar.

En serio, ¿no será mucho?. Si las fotos tienen una razón de ser se entiende, pero no suele ser el caso, no, lo que pasa es que vas poniendo fotos y nunca más las sacas, por lo que tu página es un chorizo largo que supera largamente en fotos a su largo en posts, y parece que no tiene fin. Además, me consumes ancho de banda en 14 fotos tuyas cuando con una de frente y otra de perfil da y sobra.
Lo tuyo es el Fotolog, o Facebook.


#3: Hablas de tus amigos como si los conociera.

Empezás el post con "ayer vi a Fer..." y yo me pregunto ¿quién carajo es Fer?, ¿tengo que conocerla?, ¿cómo voy a entender el post si no conozco nada de esa persona? Si en vez de eso ponés "a mi mejor amiga" o "chica del chat" yo cazo, pero si no es imposible. O por lo menos crea una etiqueta así, si se me antoja, puedo averiguar quien es la susodicha.
De repente le erraste y lo que querías era escribir en tu diarionm íntimo, yo que se, bajá el post y metelo en un archivito de Word y listo.


#4: Tu post consiste en un video de YouTube

Así, peladito, sin una explicación de por qué deberíamos mirarlo. Así no che, vendeme el video, hacé que me enganche por algún lado, no me hagas un post de relleno porque no se te ocurría qué poner esa semana y pobres tus seguidores si no tenías nada para ellos.

Esas son algunas de las cosas que me rompen soberanamente las pelotas. A vos, ¿te pasa?

.13: Resucitando muertos

Hace 16 meses que este blog no se actualiza. Como que el bloqueo ¿artístico? fue bastante largo, ¿no?. Pues bien, llegó la hora de escribir de vuelta, como todos los veranos, sobre un montón de pelotudeces con un tono -más o menos- serio.

Pero este espacio no está para la seriedad (para eso está este), sino que está para descontracturarse. Digamos que me saco los championes y estiro los dedillos, y recién ahí, medio achanchado (sic) arranco a escribir.

Este muerto se levanta de entre la mugre para ser un blog medianito nomás, ¿me acompañan?

.12: ser nadie

Algo que me pudre de la vida en la ciudad es que con el paso del tiempo pasamos al anonimato, pero no a un anonimato real y consciente, sino que a un anonimato auto impuesto.

Funciona así: conocemos gente nueva constantemente, y vamos ganando y perdiendo amigos y conocidos. Con el paso del tiempo, empezamos a ver que los amigos de verdad son pocos y los conocidos por algún interés en común son muchos (por trabajo, por estudios, por salidas) y eso nos lleva a que cualquier persona que no caiga en cualquiera de esas dos categorías las ignoremos completamente.

Entonces tratamos mal a la gente en el supermercado, en la cola al cine, en los lugares públicos, en los bailes, y pensamos "total, no los voy a ver más, son completos desconocidos, no me interesa tratarlos bien" pero no entendemos que tratar mal a otros también es tratarnos mal a nosotros mismos, porque así como el resto del mundo se va llenando de Anónimos que no consideramos como personas sino como objetos, nosotros también nos vamos convirtiendo en un Anónimo ventajero y cerrado de mente como cualquier otro.

Cuidado con sentirse diferente de los demás, y sentir que son menos: en verdad, terminas convirtiendote a vos mismo en menos que los demás.

.11: Idiosincracia blogger

En mis más de dos años blogueando, como cualquiera de ustedes, he aprendido un par de cosas de la idiosincrasia blogger de la región, cosas que todos vemos pero que nunca nos molestamos en anotar, y como alguien tenía que hacerlo, he aquí mi trabajito:

En este post, intento identificar algunas máximas blogger, a ver qué opinan:

  • “El post que importa es el último que publicaste
Esto es algo muy cierto, que a veces jode: vos te descarnaste haciendo un post que te dio mucho trabajo, con fotos y vínculos y fuentes de información de toda la Internet, con direcciones donde se ve más del tema, vos muy orgulloso. Al tiempo, ponés un post sobre cómo te mojaste todo cuando volvías a tu casa y “qué loco que está el tiempo che! Este efecto invernadero…” Y todo el mundo, sin excepción, te comenta el último post, como si el anterior no hubiese existido. No es ni bueno ni malo, es lo que es.

  • “Cuanto más corto el post, más comentarios tiene”
De esto no hay duda, se necesita un blogger con tiempo o con interés suficiente para que lea los posts largos, y ese tipo de blogger está en franca minoría. Así que si sos conciso, aunque peques de superficial, tendrás más comentarios.

  • “La cantidad de visitas que tiene un blog dependen proporcionalmente de las personas que visita su dueño”
Se dice que uno es un blogger cuando visita a otras personas, no cuando escribe en un blog, y es cierto.

  • “Más de la mitad de los que entran a tu blog solo lo hacen porque vos también los visitas”
Con el tiempo, en todo caso, se puede concretar un núcleo “duro” de personas que te visitan sin pensar antes si vos los visitas, tan solo porque les interesa lo que escribes, pero siempre hay lectores “satélite” que están ahí para aumentar sus visitas.

Estoy seguro de que mientras leías se te iban ocurriendo otras cosas que se repiten de blog a blog, o anécdotas sobre cosas que solo en el mundo blogger te han pasado, compartilas, de seguro todos nos reiremos y nos sentiremos identificados.

Nos estamos leyendo.

.10: B/Voca - ción

Estábamos saliendo de una clase que había estado particularmente aburrida, y un amigo estaba especialmente enojado con haber estado sentado allí. Esperaba encontrar algo más interesante por haberse levantado un viernes a las ocho de la mañana.
Nos pusimos a hablar, y esto nos dijimos (con un tono medio en broma)
-Lo que pasa -me dijo. es que un profesor poco interesado estaba dandole la clase a unos alumnos igual de aburridos de tener que escucharlo.
-¿ Y por qué decís que el profe estaba aburrido de darnos eso?
-Porque eso que nos dio ni en pedo va para la revisión, hay otras cosas importantes.
-No creo que el profe estuviera aburrido, siempre habla en el mismo tono (siempre en el mismo mono-tono debía haber dicho), además que no fuera para la revisión no significa que no fuera importante, y ¿vos no vienes a la facultad a enriquecerte, a saber más, a aprender? (dicho en voz de pregunta jodona, claro)
-Si, justo, vengo a la facultad para enriquecerme.
-No te hablo de ganar plata, te hablo de enriquecer tus conocimientos, aprender algo, no puedes venir solo por la plata, tienes que tener vocación.
-Antes de vocación tengo boca, y tengo que ganar algo para comer.

Su actitud es bastante contraria a lo que yo pienso, pero tengo que reconocer que su lógica es impecable.

.09: El humo interior.

Te das cuenta que estás demasiado conectado con tu mundo personal y muy poco conectado con el mundo exterior cuando hace más de tres horas que estás despierto, escuchando música y revisando páginas de Internet, y te topas en Montevideo.com con que este día (sábado) los vientos harán que el humo por los incendios en Argentina sea especialmente notable en Montevideo.
Y que recién ahí mires para afuera y te das cuenta que, efectivamente, hay una neblina espesa que cubre todo, y encima si te fijas hay cierto olor a humo.





Y unos minutos más tarde, se te ocurre publicarlo en tu blog como algo interesante.

.08: Disociación.

El principal problema, el Gran Obstáculo, es que todo lo que hace a tu vida diaria está de alguna manera trastocado por la otra persona: las calles y las veredas que recorrían, los momentos del día en que se juntaban, las salidas a esos bares y a esos bailes, los cafés que compartían en una tarde cualquiera solo por darse el gusto. Todo eso sos vos, pero sos vos y el otro, formaba parte de un “nosotros”.
Y eso complica mucho las cosas: las razones por las que se termina son siempre claras para uno o para ambos, pero con el paso del tiempo separarse no se limita al hecho puntual, sino a todo lo que pasa después: cuando las cosas dejan de ser sencillas y las razones y las pulsiones empiezan a chocar frente a frente, el choque entre un presente inmediato y un futuro incierto.
Y la duda de si se puede volver atrás se convierte en un agujero negro en la mente que empieza lentamente a consumir todo lo demás, incluso a la lógica y al sentido común, y tratar de no pensar es contraproducente, porque te empiezas a sentir mal sin saber bien por qué.

Pero un día cualquiera te pasa que escuchas una canción vieja que te lleva a cuando todavía no estabas con la otra persona y podías ser feliz, o por lo menos lo intentabas, o ver una película o a un viejo amigo, e incluso hablando con tus padres en tu casa te das cuenta de que hay cosas que nunca podrá trastocar el otro, que son solo tuyas y que hablan de ti. Es ahí que empiezas a ver un poco de luz, empiezas a respirar sin barro en los pulmones ni tenazas en cada músculo.
En definitiva, todo el tiempo intentamos ser lo mejor que podemos ser, y bien o mal vamos viviendo. Nunca se vuelve atrás, siempre es un nuevo comienzo, ya sea porque existe una segunda oportunidad, o porque no.